Fiel a su estilo, Miley Cyrus no se guardó nada en el último concierto que dio, aún así fuera un concierto benéfico. Y es que a la cantante siempre le gusta polemizar así sea por una buena causa.

La cantante volvió a generar polémica con su vestuario. Esta vez Miley Cyrus fue invitada para dar un pequeño concierto en el Hilarity Charity, un evento que tenía como objetivo recaudar fondos para la asociación que lucha contra el Alzaheimer.

Miley Cyrus no se guardó nada y apareció en el escenario con un diminuto body-tanga que mostraba más de la cuenta. En las redes sociales muchos la están criticando por el look porque siendo un concierto a beneficio, a Miley no le importó mostrar su trasero.

Pero es Miley Cyrus, sabemos lo polémica que le encanta ser.