Si estuviste enganchado con algún videojuego de consola sabes que lo normal es intentar ganar y pasar niveles durante horas para llegar al final de un juego nuevo, lo que en muchos casos se prolonga por días o incluso semanas. Lo más terrible para los gamers de antaño era que cuando apagaban las consolas sus avances y datos se perdían completamente.

Si estuviste enganchado con algún videojuego de consola sabes que lo normal es intentar ganar y pasar niveles durante horas para llegar al final de un juego nuevo, lo que en muchos casos se prolonga por días o incluso semanas. Lo más terrible para los gamers de antaño era que cuando apagaban las consolas sus avances y datos se perdían completamente.

Por eso, un fan de Super Nintendo mantuvo su consola encendida durante 20 años para no perder sus progresos en el juego Umihara Kawase, un título japonés del año 1994.

"Creo que mi cartucho de lanzamiento de Umihara Kawase, que ha estado en mi Super Nintendo durante más de 20 años, lleva más de 180.000 horas funcionando. Si lo pago perderé todos mis datos de juego. Probablemente.", escribió el usuario de Twitter ‘Wanikun’ (@UMIHARAKawase).

Los cartuchos de Super Nintendo tienen capacidad para guardar datos durante un determinado tiempo, gracias a una pequeña pila que, con el paso del tiempo, termina por gastarse y provoca la pérdida de los avances.